2º DE BACHILLERATO

HISTORIA DE ESPAÑA

TEMA 5

La crisis del Antiguo Régimen
y la revolución liberal




EBAU
TEXTOS Y CUESTIONES


TEXTO 1

CONSTITUCIÓN DE 1812

 

Las   Cortes   Generales   y   Extraordinarias   de   la   Nación   española,   decretan   la   siguiente Constitución:

 

Art.1   La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios.

Art.2  La  Nación  española  es  libre  e  independiente,  y  no  es  ni  puede  ser   patrimonio  de ninguna persona o familia.

Art.3  La  soberanía  reside  esencialmente  en  la  Nación,  y,  por  lo  mismo,   pertenece  a  ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes  fundamentales.

Art.4 La Nación está obligada a conservar y proteger las leyes sabias y justas, la  libertad civil, la propiedad y los demás derechos legítimos de todos los  individuos que la componen.

Art.8  También  está  obligado  todo  español, sin  distinción  alguna, a  contribuir  en   proporción  a sus haberes para los gastos del Estado.

Art.12 La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica,  apostólica, única y verdadera.  La  Nación  la  protege  por  leyes  sabias  y   justas,  y  prohíbe  el  ejercicio  de  cualquier otra.

Art.13  El  objeto  del  Gobierno  es  la  felicidad  de  la  Nación,  puesto  que  el  fin   último  de  toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos  que la componen.

Art.14 El gobierno de la Nación española es una monarquía moderada hereditaria.

Art.15 La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el rey.

Art.16 La potestad de hacer ejecutar las leyes reside en el rey.

Art.17  La  potestad  de  aplicar  las  leyes  en  causas  civiles  y  criminales  reside   en  los tribunales establecidos.

 

1. Señala y contextualiza las ideas fundamentales del texto, y relaciónalas con las características y significación histórica de la Constitución de 1812 y sus periodos de vigencia en las primeras décadas del siglo XIX.



TEXTO 2

DECRETO 4 MAYO 1814

 

Por manera que estas bases pueden servir de seguro anuncio de mis reales intenciones en el gobierno de que me voy a encargar, y harán conocer a todos no un déspota ni un tirano, sino un Rey y un padre de sus vasallos. Por tanto, habiendo oído lo que unánimemente me han informado personas respetables por su celo y conocimientos, y lo que acerca de cuanto aquí se contiene se me ha expuesto en representaciones, que de varias partes del reino se me han dirigido, en las cuales se expresa la repugnancia y disgusto con que así la constitución formada en las Cortes generales y extraordinarias, como los demás establecimientos políticos de nuevo introducidos, son mirados en las provincias; los perjuicios y males que han venido de ellos, y se aumentarían si yo autorizase con mi consentimiento, y jurase aquella constitución; conformándome con tan decididas y generales demostraciones de la voluntad de mis pueblos, y por ser ellas justas y fundadas, declaro que mi real ánimo es no solamente no jurar ni acceder a dicha constitución ni a decreto alguno de las Cortes generales y extraordinarias, a saber, los que sean depresivos de los derechos y prerrogativas de mi soberanía, establecidas por la constitución y las leyes en que de largo tiempo la nación ha vivido, sino el de declarar aquella constitución y tales decretos nulos y de ningún valor y efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubieran pasado jamás tales actos, y se quitasen de en medio del tiempo alguno, y sin obligación en mis pueblos y súbditos, de cualquiera clase y condición, a cumplirlos ni guardarlos...

 

Dado en Valencia a 4 de mayo de 1814. YO, EL REY.

 

1. Señala y contextualiza las ideas fundamentales del texto, y relaciónalas con la personalidad de Fernando VII y las fases del conflicto entre liberales y absolutistas durante su reinado.